Me lo ha dicho un pajarito

Me lo ha dicho un pajarito

De todos es conocido la relación entre animales y humanos, desde halcones entrenados para la caza hasta Indicator, pájaro de la mielperros guía, pero existen relaciones de mutualismo entre animales sin adiestrar y salvajes con humanos. Es el caso de un ave de Mozambique y los habitantes del lugar, éstos se comunican mediante llamadas y es el pájaro el que va indicando dónde se encuentra la fuente de alimento, en concreto, los panales de abejas.

En el S.XVI un misionero portugués en Mozambique observó un ave de pequeño tamaño que se colaba en la iglesia para picotear las velas, es una de las primeras referencias de este pájaro perteneciente a la familia Indicatoridae, cuyo nombre revela su principal función: la de guiar a humanos y animales e indicarles dónde se encuentran las colmenas puesto que ellos se alimentan de la cera y las larvas.

En el pueblo de Yao, en África, se llevó a cabo un estudio para comprobar cómo se realizaba esta comunicación interespecífica. Se comprobó que existe una llamada concreta para que los pájaros indicaran a los humanos dónde se encuentra la miel , se trata de un fuerte silbido seguido de un gruñido, al que el ave responde y va a adentrándose por el bosque con el fin de que el humano le vaya siguiendo hasta llegar al objetivo, la colmena. Es curioso que en otras tribus que llevan a cabo esta misma actividad, el canto de comunicación es diferente y consiguen el mismo resultado.

“Lo más extraordinario en esta recíproca relación es que involucra a un animal salvaje cuyas interacciones con los humanos han evolucionado a través de la selección natural, probablemente a través de cientos de miles de años”, declara Claire Spottiswoode, autora del artículo de Science y bióloga evolutiva de la Universidad de Cambridge.

Orlando Yassene, cazador de miel con un Indicator en la manoSe trata sin duda de una cooperación entre la especie animal y la humana con un fin alimenticio, el ave ayuda al humano a encontrar la fuente y el humano una vez extraída la miel, para su beneficio, recompensa al pájaro por su ayuda con la cera obtenida.

Existe una leyenda muy extendida por dichos comunidades que dice que si no le das la conveniente recompensa a tu “pájaro-guía”, la próxima vez él te conducirá a la guarida de un león.

Raquel Jiménez Díez
Dinamizadora turística del CASAB

Añadir un comentario