Mina la Norteña

No se sabe exactamente cuándo comenzó a explotarse la Mina la Norteña, pero sí que se abandonó su explotación en 1956. De ella se extraía galena, plomo, zinc y, en mucha menor medida, plata.

La minería del plomo y del zinc se remonta a épocas muy antiguas en las que fueron extraídos fundamentalmente del distrito de Plasenzuela y los de Deleitosa, Higuera, y Berzocana.

A mediados del siglo XIX se da paso a una minería más ambiciosa, fundamentalmente a través de explotaciones pequeñas con ciclos productivos cortos, que explotaban mineralizaciones filonianas, irregulares, con estructuras verticales y de poco peso. A estas dificultades técnicas para su extracción se añadía uno de los principales problemas de la minería en la Extremadura del siglo XIX: la escasez de comunicaciones y la consiguiente imposibilidad de dar salida al mineral hacia centros de consumo en condiciones económicas. Los costes de transporte del mineral, a lomos de mulas o en carros, apenas compensaban los costes de extracción.

Es a mediados del siglo XX cuando, como consecuencia de todos estos problemas y de la actividad intermitente que se llevaba a cabo, se produce el cierre definitivo de muchas de las explotaciones mineras, entre ellas la mina en la que nos encontramos.

En la actualidad, esta explotación está abandonada, habiéndose llevado a cabo por parte de la Dirección General de Ordenación Industrial, Energética y Minera de la Junta de Extremadura, las obras de cerramiento de todas las bocas (dentro de un programa de fomento de la seguridad minera) y la retirada de cuantos útiles y herramientas han sido encontrados relacionados con la actividad minera.

De los trabajos llevados a cabo para el cerramiento de las bocas se han recuperado vagonetas, un carro con dos ruedas y raíles, una parte de un motor de acopio de materiales y extracción de agua y diferentes herramientas tales como picos, palas, mazas y esportones, así como barrenas manuales para abrir la roca, y ahora custodiados en los almacenes del Ayuntamiento de Higuera.

Curiosidades

Existen escasos testimonios escritos, pero los más viejMina la Norteñaos del lugar dicen que fue explotada también en un periodo de unos 6-7 años por una empresa inglesa, allá por 1913, con bastante rendimiento al parecer. Actualmente, y tras el nuevo periodo de explotación que terminó en 1956, no se sabe con certeza quién es su propietario, al no existir documentación conocida al respecto.

A unos metros garganta abajo se encuentran los restos de una canalización y una presilla que llevaba agua hacía la fábrica de la Luz, y donde cae una cantarina “chorrera” a un charco de aguas cristalinas que conforman un paraje de gran belleza y calma.

Cómo llegar

La Mina La Norteña está ubicada apenas a 2 kilómetros de la localidad de Higuera, conectada con el municipio a través de caminos públicos.

Consultar el Mapa Turístico de Higuera para acceder a la Mina La Norteña.